CLACSO

clacso.jpegnavarro.jpeg Por Gabriela Amenta

Gustavo Navarro fue uno de los primeros en conectar a CLACSO como organismo internacional no gubernamental a los desarrollos que estaban llevando adelante en el CCC (Centro de Comunicación Científica de la UBA). Históricamente, CLACSO comenzó a trabajar en forma electrónica a comienzos de 1989, mediante el uso del Coordinador.

El Coordinador era un programa de comunicación el cual funcionaba como una herramienta que tenía como objetivo coordinar acciones y compromisos dentro de CLACSO. Alternativamente, se utilizó Delphi como sistema para conexiones al exterior vía telex, fax y correo electrónico. Con el ingreso de las Universidades Nacionales a las Redes Académicas Internacionales (Bitnet, UUCP, Internet), CLACSO demostró interés por las mismas y estableció distintas cuentas de correo electrónico en ellas. En 1990 se adjudicaron cuentas de correo electrónico en la Universidad Nacional de la Plata, Retina, Alternex y Centro de Comunicación Cientifica (UBA). En diciembre de 1992, CLACSO convocó a una reunión para conformar la Red Latinoamericana de Ciencias Sociales en IBASE Alternex Brasil. A la misma asistieron representantes de Redes Académicas Latinoamericanas, Redes de ONG y representantes del PNUD. Quedó conformada, entonces, la Red Acaémica de CLACSO con dos listas de interés sobre noticias regionales en Ciencias Sociales y noticias internacionales de CLACSO. Las primeras conexiones a nivel de servidor fueron desarrolladas a fines de 1992 y comienzos de 1993 a través de una conexión UUCP (Unix to Unix copy protocol). Para tal fin, fue instalado en CLACSO, un servidor de correo electrónico con ayuda de la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Departamento de Computacion.

Tenemos varias publicaciones sobre la historia de Internet en Argentina narrada desde los propios investigadores y académicos en ciencias sociales (1994 y 1998) y así mismo documentación sobre redes y comunicación electrónica en la región. La distribución en la famosa y legendaria lista de origen de Molly Molloy, ah! cuántas historias y anécdotas se podrían contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: