José Miguel Piquer: Problemas con el dominio cl

piquer2002.jpg

  • Hasta la fecha son tres mil las direcciones Internet inscritas en nuestro país y día a día son más las empresas, personas o instituciones que quieren estar presentes en la Red. El encargado de registrar cada nuevo dominio y de administrar esa información es este académico de la Universidad de Chile, que casi por casualidad, se abocó a una tarea que cada vez se vuelve más intrincada.


Los últimos dos meses han sido más agitados que de costumbre en el proceso de registro de nuevas direcciones Internet para nuestro país.Hasta septiembre pasado, el sistema se basaba más bien en la buena fe y cualquier persona u organización podía inscribirse en Chile bajo el dominio cl (ver recuadro). El trámite no implicaba mayores obstáculos y simplemente bastaba con llenar un formulario que era enviado por correo electrónico al Departamento de Ciencias de la Computación (DCC) de la Universidad de Chile.Sin embargo, esta facilidad de ingreso pronto se convirtió en un tema preocupante. Algunas irregularidades detectadas por el DCC hicieron advertir que ello podría dar pie para explotar de manera inescrupulosa marcas o nombres ya registrados fuera de la Red.

“Actualmente se están haciendo negocios en Internet y cuando hay dinero de por medio…ahí aparecen, por decirlo de alguna forma, los buenos y los malos. Es que mucha gente está viendo la posibilidad de aprovecharse de la poca regulación. Algo que me parece lamentable”, dice José Miguel Piquer, miembro del DCC y encargado de la administración del dominio cl desde que nuestro país se conectó por primera vez a la red mundial

Comienzan los problemas

Los primeros signos de alerta se produjeron a principios de este año, cuando dos empresas solicitaron registrar una lista de nombres tan amplia que, según comenta Piquer, “parecían sacados casi con diccionario en mano”.

Pero la caballerosidad y la buena voluntad nuevamente se hicieron presentes y el impasse pudo llegar a buen término. No obstante, el conflicto sirvió para que se comenzarán a tomar algunas precauciones.

-¿Qué fue lo que sucedió entonces?

-Nos dimos cuenta de que si permitíamos que cualquiera se inscribiera, en algún momento podíamos hacernos parte de un delito. Además, estábamos usando mal nuestros recursos y gratis, ya que es una responsabilidad el mantener actualizada esa información. Estudiamos el tema, decidimos que había que cobrar por cada registro y que éstos debían quedar asociados a un dueño identificado con su rut.

Unos meses más tarde, otra dos empresas inscribieron casi 300 nuevos dominios, en los que se incluían nombres tan conocidos como Colo-Colo, Daewoo, Novell o MTV. Eso, despertó las sospechas en el DCC.

-¿Cuál fue la determinación que se tomó al respecto?

-En ese momento había en la lista otras 500 peticiones de inscripción, pero como la cosa nos pareció rara decidimos dejarlas en espera. Se “cerró” el dominio cl por todo un fin de semana, incluyendo el lunes. Creamos una nueva solicitud con muchas más exigencias. Ahora hay que llenar un formulario, dar el rut, entregar una declaración firmada por un representante legal, y pagar 1,5 UF, entre otras cosas. Todo esto por cada dominio y con efecto retroactivo.

Ante tales circunstancias se desató toda una polémica y las empresas aludidas (ver recuadro) alegaron la ilegalidad de la medida adoptada por la entidad académica. Hoy, incluso, hay amenazas de querellas de por medio.

-¿No fue injusto cambiar las reglas del juego repentinamente y más aún, afectando a quienes ya estaban inscritos?

-Teníamos que hacer que esto fuera más difícil. Por mucho tiempo mantuvimos el dominio de otra forma pero las circunstancias ya no son las mismas y además, nunca se dijo que el servicio sería gratuito para siempre.

Las cosas se complican

Fue en 1986 cuando Chile se inscribió bajo el dominio cl para ingresar a una red de computadores que unía a varias universidades alrededor del mundo. Era el germen de lo que hoy día llamamos Internet y tiempos en que la comunicación sólo se hacía a través del correo electrónico.

“Recuerdo que a mí no me gusto mucho lo de cl pero los dominios ya estaban establecidos para todos los países. Claro que nosotros no teníamos idea. Así que cuando llegó el momento me dijeron que alguien tenía que hacerse cargo y acepté.

-Pero las cosas se complicaron con el tiempo…

-Por supuesto. En esa época ni se pensaba en lo que se convertiría esta red. Tan perdido andaba que hasta sugerí que se hiciera un solo dominio para toda Sudamérica. ¿Te imaginas lo que hubiera sido manejar eso?…

Susana Docmac

sdocmac@copesa.cl

Even though the process includes a thirty day publication period, this does not introduce a significant delay in the activation of new names, and the system is largely transparent for bona fide applicants.


José Miguel Piquer (jose.piquer@dcc.uchile.cl)
NIC Chile
Department of Computer Science
University of ChilePatricio V. Poblete (ppoblete@dcc.uchile.cl)
NIC Chile
Department of Computer Science
University of Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: