Daniel Pimienta

    Muchos amigos y colegas en privado y en público me han manifestado su apoyo e interés por este sitio personal en Internet. Lo agradezco profundamente.

El indigno flame de Daniel Pimienta, indigno inclusive de él, y la reacción de nuestra pequeña comunidad me obligan a asumir mi responsabilidad como pionero, como periodista pero fundamentalmente como persona.

    Muy deprimido por mi propia cobardía autocensurandome y los ataques gratuitos, pensé en cerrar la página para ser amable y volver a cargar sobre mí y mi silencio la hipocresía de lo políticamente correcto. Pero no lo haré. De esta forma rechazo la CENSURA que propone Daniel Pimienta.

Sigue leyendo